Blog

Ordenar por novedades
    6

      View as: Grid List

      Results 1 of 2

      • LA VERDAD OCULTADA: CATALUÑA

        Para poder hablar de Cataluña, hemos de remontarnos en la historia, y dentro de este contexto, a la entidad superior qu la alberga: España.

        El nombre de España deriva del de Hispania, calificativo con el que los romanos designaban al conjunto de la península ibérica. Era un término alternativo al utilizado por los autores griegos que preferían el de Iberia para referirse al mismo territorio.

        Hace 2000 años ya escribía san Pablo sobre España en Romanos 15, 28:

        (En Español) “Así que, una vez terminado este asunto, y entregado oficialmente el fruto de la colecta, partiré para España, pasando por vosotros."

        (En Latín) “Hoc igitur cum consummavero et assignavero eis fructum hunc, proficiscar per vos in Hispaniam”;

        (En Griego) “Οταν, λοιπόν, εκτελέσω την αποστολήν μου και παραδώσω εις αυτούς ασφαλώς το προϊόν αυτόν της συνεισφοράς και αγάπης, θα αναχωρήσω δια μέσου της χώρας σας εις την Ισπανίαν.”

        (Es decir, pasando por Roma, se dirigiría a una tierra conocida ya entre todos llamada España). Estaríamos hablando sobre los años 40 de nuestra era cristiana.

        Esto quiere decir que, históricamente, desde la conquista romana realizada entre los años 218 antes de Cristo (Desembarco en Ampurias (Gerona) del cónsul Marco Porcio Catón.) y el fin de las guerras cántabras por César Augusto (19 a. C.), todo el territorio dominado por los romanos, se llamaba Hispania, aunque el origen del nombre ya era conocido 1.100 años antes de Cristo, con la denominación de I-Span-ya, como la isla o las tierras del norte. Estaríamos hablando, por tanto, de una antigüedad al menos de 3100 años.

        Una de las raíces más interesantes o curiosas referidas a la palabra España, es la que nos ofrece la lengua vasca: Ezpain, cuyo significado sería “labio”, refiriéndose a la forma de la península, con respecto a Europa. O, en su denominación griega de Iberia, también en este caso parece partir de la raíz vasca, Ibar (valle o río) como extensión de los pobladores del inmenso valle del Ebro.

        Sigamos avanzando en la historia. Tras la caída definitiva del imperio romano (año 476), con la invasión de los bárbaros, se establece un nuevo reino en España llamado el visigodo (415-711). Estos pueblos; vándalos, (procedentes del Cáucaso), suevos (escandinavos) y alanos (rusos) y, por supuesto, los godos (suecos), una parte de ellos pertenecientes a la etnia irania (de Oriente Medio, Asia Central, el Cáucaso y partes del subcontinente indio) que, como refugiados, huían de la invasión de los hunos en Europa, se establecieron en Hispania durante tres siglos.

        La península fue ocupada no sólo por los suevos, sino también por vándalos asdingos. Los alanos se desplazaron hacia la Lusitania y la Carthaginense.

        Con los vándalos silingos en la zona de la Bética, solo quedaba en poder del Imperio romano la provincia de la Tarraconense. Precisamente para poder recuperar el dominio perdido en la península ibérica, el imperio pacta con el rey godo Walia para que sean ellos quienes defiendan los derechos de Roma frente a estas tribus germanas.

        Así pues, en el 416 los visigodos penetran como aliados de Roma, a través de un «foedus» (pactos), derrotando a los alanos y a parte de los vándalos, con lo que el Imperio romano recupera el control de las regiones más romanizadas (la Bética y el sur de la Tarraconense).

        Este corto imperio perduró hasta el año 711, con la invasión musulmana de todo el territorio nacional, si exceptuamos Asturias y parte del norte.

        En el año 711, España (Hispania) era una nación de gran fragilidad política a consecuencia de los continuos cambios de gobierno y de reyes.

        A principios del siglo VIII el reino visigodo se encontraba sumido en una de sus constantes luchas internas; la toma del poder del último rey visigodo Rodrigo había provocado en sus rivales muchas rencillas.

        Aprovechándose de esa inestabilidad política, los musulmanes del emirato Omeya entran en España.

        Al parecer el motivo de esa primera incursión del general de Muza, Táriq Ibn Ziyad, se debió, o bien que tras la caída de Ceuta (709), D. Julián, noble hispanogodo, se pasó al enemigo o, como cuenta la leyenda; la hija de D. Julián, Florinda La Cava (llamada así por los moros que significa “mala mujer”) fue forzada por D. Rodrigo en la corte de Toledo. De manera que D. Julián se vengó del rey trayendo a los musulmanes hasta la batalla de Guadalete, que inició la conquista de la España peninsular por Gibraltar.

        En pocos años (711-716) ocuparon la casi totalidad de la península.

        En aquel momento la población musulmana peninsular estaba formada por los árabes instalados en las ciudades, los bereberes radicados en las zonas rurales y los sirios, que habían formado las primeras fuerzas invasoras.

        Como detalle anecdótico podemos decir que las provincias de Barcelona, Tarragona, Lérida y Gerona fueron conquistadas en el 716.

        Parece ser que Tarragona fue la ciudad que más bravamente se opuso al invasor y, tras su conquista, los musulmanes dieron muerte a toda la población. Destruyendo completamente la ciudad, incluidas sus iglesias y numerosos monumentos.

        Pues bien, casi toda España excepto Asturias y alguna parte del norte peninsular, como decía anteriormente, había caído en manos musulmanas, sería muy largo explicarlo paso a paso y no es el objetivo de este pequeño estudio.

        Ya en el año 732 el Islam había logrado su máximo apogeo penetrando profundamente en Francia (Tours), hasta que el 10 de octubre de ese año las tropas musulmanas fueron derrotadas por el jefe franco Carlos Martel.

        Con esa batalla se frenó el avance musulmán en tierras cristianas. España era el escalón para el asalto a Europa.

        Tras estabilizarse los frentes, (cerca de un siglo después) la supremacía franca se hizo más efectiva al sur, tras la reconquista de Gerona (785) y de Barcelona (801), creando lo que se llamó La Marca Hispánica.

        La llamada «Marca Hispánica», (Franja o Línea de territorio Hispánico que separaba el reino de los francos del de los sarracenos) era una zona que se extendía desde Pamplona a Barcelona.

        Promovida a principios del siglo IX por los reyes francos, e integrada por condados dependientes de estos monarcas carolingios y enemistadas entre sí.

        Para gobernar estos territorios, los reyes francos designaron condes, unos de origen franco y otros hispanos, según criterios de eficacia militar en la defensa de las fronteras y de lealtad y fidelidad a la corona carolingia.

        Hay que decir que estos francos (“hombres libres” pues tal es su significado) que estabilizaron la frontera del noreste español, habían sido una tribu germánica, perteneciente a los llamados pueblos bárbaros por los romanos, originaria de Westfalia (al este de Renania) y de la Baja Renania (al oeste de Alemania, en ambos márgenes del Rin).

        Sobre el año 768 habían fundado el Imperio cristiano Carolingio, con Carlomagno (rey de los lombardos desde 764, rey de los francos desde 768 y que fue coronado Imperator Augustus (Emperador) por el papa León III el 25 de diciembre de 800, en Roma.

        Estos condados fueron: Ampurias, Aragón, Barcelona, Berga, Besalú, Cerdaña, Confient, Gerona, Jaca, Osona, Pallars, Pamplona, Perelada, Ribagorza, Rosellón, Sobrarbe, Urgel y Vallespir

        Los Condados de la Marca Hispánica

        De todos ellos, los que alcanzaron mayor protagonismo fueron los de Pamplona, que se constituyó en reino a principios del siglo IX; el de Aragón, en el Pirineo central que comprendía los valles de Ansó, Hecho y Aragón, establecido como condado independiente en 809; Urgel, importante sede episcopal y condado con dinastía propia desde el 815; y el condado de Barcelona, que con el tiempo se convertiría en hegemónico sobre sus vecinos, los de Osona y Gerona.

        Como se puede ver en la imagen, España continuaba su Reconquista por todo el territorio nacional.

        Reonquista durante el Siglo VIII

        Ésta se había iniciado con D. Pelayo en el 722 que, tal y como hiciera Carlos Martel en el corazón de Francia diez años después, paró el avance musulmán en España, en la batalla de Covadonga.

        Ese hito marcaría el inicio de la Reconquista.

        Pese a la ayuda carolingia en el noreste español, es importante decir que la Reconquista en el norte peninsular, empieza con un movimiento exclusivamente Hispanorromanogodo.

        Hay que tener muy en cuenta que cuando se empiezan a establecer los primeros condados francos de la Marca Hispánica, año 795, el resto de la España cristiana llevaba más de setenta años de Reconquista.

        Marca Hispánica

        En Asturias, origen de ésta, encontramos ya los primeros reyes españoles:

        Pelayo (que reinó entre 718/722-737). Su hijo Favila (que lo hizo 737-739); Alfonso I el Católico (739-756), hijo de Pedro, duque de Cantabria o de los cántabros, casado con Ermesinda hija de Pelayo; Le sucedió su hijo Fruela I El Cruel (757-768); a éste Aurelio (768-774), primo de Fruela y nieto de Pedro, duque de Cantabria.; le sucedió Silo (774-783) desposado con Adosinda hermana de Fruela I; a éste Mauregato (783-789), se supone que fue un bastardo de Alfonso I.;

        En el 789- 791 subió al trono Bermudo I, el Diácono, hermano del rey Aurelio; le sucedió Alfonso II "El Casto" (791-842), hijo de Fruela I y de la alavesa Munia López, descendiente directo de D. Pelayo…

        Pero regresemos al condado de Barcelona.

        Como ya hemos visto es uno de los condados de la llamada Marca Hispánica, aquella zona fronteriza dependiente de los carolingios, de territorios cristianos hispanos no consolidados, que servía como amortiguador entre los francos y los musulmanes.

        Pues bien, aunque no está demostrado, se maneja la hipótesis que Bellón, o Belló, fuera el nombre del primer conde de Carcasona, que a su vez sería el antepasado del conde de Barcelona, Wifredo el Velloso. Este dato, como decía, no está plenamente probado.

        En cualquier caso y siguiendo la línea sucesoria, sí encontramos a Oliba I de Carcasona y a Sunifredo I de Barcelona, hijos del tal Bellón, nobles hispanogodos. Sunifredo I sería conde de Barcelona, Osona, Besalú, Gerona, Narbona, Agde, Besiers, Lodeva, Magalona, Nimes, Cerdaña, Urgel y Conflent. (844-848). Todos en territorio español y francés indistintamente.

        A su vez, uno de los hijos de Sunifredo I; Wifredo sería en 878 Conde de Barcelona como Wifredo el Velloso. Como se ve, desde Sunifredo I a Wilfredo han pasado cerca de treinta años.

        Wifredo pertenecía a un linaje hispanogodo refugiado de la invasión musulmana en las inmediaciones de Prades, en el condado de Conflent, actualmente en el Rosellón francés.

        Fue Conde de Urgel y Cerdaña en 870, recibió en el año 878 los condados de Barcelona, Gerona y Besalú, de los reyes carolingios.

        Wifredo (840-897) fue el último conde de Barcelona designado por la monarquía franca y el primero que legó sus estados a sus hijos hispanos.

        A Wilfredo I, que casaría con Winilda de Flandes, le sucederá su hijo Wilfredo II, (874-911) que moriría sin hijos.

        A este, su hermano Suñer I (ó Suniario I, 890?- 950) que, casado con Riquilda de Tolosa (Toulouse), legaría el condado de Barcelona a Borrel II, (Dux Gothicae (Duque de Gothia)) (927-992).

        El sería el primero en desligarse completamente de los carolingios.

        Esta separación se produjo en el 987, cuando Borrell II (927- 992), rompió su juramento de vasallaje con el rey franco Hugo Capeto, debido a que el rey Lotario de Francia no le ayudó contra los musulmanes.

        Es decir, a partir de entonces, los condados se transmitieron por herencia sin la imposición de los reyes francos, quienes simplemente se limitaban a sancionar la transmisión.

        De esta forma, se crea la base patrimonial de la Casa condal de Barcelona.

        Conviene aquí dar una aclaración.

        Los titulares de los condados de la Marca Hispánica eran casi en su totalidad de origen hispano-godo.

        Hay que saber que Septimania constituía la región occidental de la provincia romana de Galia Narbonense que pasó bajo control visigodo en 462, cuando fue cedida a Teodorico II.

        Septimania

        El general romano de la milicia de las Galias, Agripino (461-63) cedió Narbona y su región, la Galia Narbonense, al rey de los visigodos a cambio de que éste reconociera al nuevo emperador, Libio Severo.

        De manera que el reino visigodo se expandió hasta las costas mediterráneas en una región que en adelante se llamaría Gothia o Septimania y que los visigodos poseerían durante dos siglos y medio, desde el 462 al 725.

        Septimania fue conocida como Gothia tras el reinado de Carlomagno, pero durante el siglo X este nombre dejó de usarse, a medida que la región se desgajaba en entidades feudales más pequeñas.

        El último mandatario en utilizar este término fue, como decíamos, el conde de Barcelona, Borrell II, quien tomó el título de "duque de Gothia" (Dux Gothicae) para identificar el espacio de su soberanía.

        Hablábamos de Borrell II que casaría con Letgarda de Tolosa, hija de Raimundo III de Aquitania. Le sucederá su hijo Ramón Borrell (972–1017), casado con Ermesinda de Carcasona, que tuvieron a Berenguer Ramón I, (1023-1076) llamado el Curvo, quién casó con Sancha hija de Sancho García, conde de Castilla.

        Nieto, este Sancho García, del conde de Castilla y de Álava; Fernán González. Junto con Sancho Garcés III de Pamplona y Alfonso V de León, participó en la famosa batalla de Calatañazor, julio del 1002, donde Almanzor sufrió su primera derrota.

        Tuvieron a Ramón Berenguer I, el Viejo, (1023-1076) aunque también se le llamaba el Apoderador de España (Hispaniae subjugator) y Defensor y muro del pueblo cristiano. (Propugnator et murus christiani populi).

        Como vemos, estos condes de Barcelona, ya desde sus orígenes, se sentían completamente Hispánicos y defensores del Cristianismo, es decir, volvían a sus antiguos orígenes cristianos y españoles, alejados ya de la dependencia carolingia.

        No olvidemos que ellos procedían de la Hispania romana, aunque muchísimo antes que estos llegasen ya era conocida la península con el nombre de España, en sus diferentes hablas, desde tiempo inmemorial.

        Tal vez sea el único pueblo del mundo, dentro de su diversidad, donde no cabe la duda de su verdadera entidad.

        A este Ramón Berenguer el Viejo le sucederá su hijo Ramón Berenguer II de Barcelona, llamado el Cabeza de estopa (Cap d'Estopes), quien casó con Mafalda de Apulia, vizcondesa de Narbona (1060-1108), de quién procede Ramón Berenguer III, El Grande (1082-1131).

        Pues bien, es con este personaje, con Ramón Berenguer III, con el que con más interés nos vamos a centrar.

        Empecemos sabiendo que asume el Condado de Barcelona tras la muerte de su tío Berenguer Ramón II, llamado el Fratricida, por ser acusado del asesinato de su hermano, y muerto posteriormente en las Cruzadas.

        Ramón Berenguer III

        Fue durante su mandato cuando, aliado con Pisa, Guillermo de Montpellier y Eimeric de Narbona, diversos nobles del Rosellón, de Provenza y Occitania así como contingentes de la Italia septentrional y central, Cerdeña y Córcega, con el apoyo del papa Pascual II, tras la Cruzada que se promovió en este sentido, se reconquistó por primera vez Mallorca en 1115, es probable que la estrategia hubiera sido aprendida en la Cruzada Noruega contra la isla de Formentera.

        Entonces la isla se tomó pero, al no consolidar la posición, con el tiempo volvió a caer en manos sarracenas hasta la definitiva Reconquista por Jaime I de Aragón en 1229.

        El tema es que, a partir de estas fechas, aparece por vez primera la referencia documental más antigua referida a Cataluña y a los catalanes, al principio en latín y, en el siguiente siglo ya aparecerá en barceloní, (dialecto occitano).

        Exactamente en el documento pisano llamado Liber maiolichinus de gestis pisanorum illustribus (Libro mallorquín de los hechos ilustres de los pisanos), fechado entre 1117 y 1125, considerándolo como la fuente principal de estos hechos.

        En él se hace referencia al conde de Barcelona como Dux Catalensis o Catalanensis y catalanicus heros, (Jefe o héroe de los Catalanos) mientras que sus súbditos son denominados Christicolas Catalanenses. (Cristianos Catalanenses).

        Llegados a este punto vamos a tratar de averiguar de dónde procede esta denominación, pero antes de nada volvamos a recordar que antes de ese siglo XII, aquellos territorios eran condados independientes los unos de los otros, dentro de la marca Hispánica, y en continua disputa militar.

        Pues bien, conviene saber que el nombre era dado exclusivamente a las primeras dinastías feudales de aquella zona de la España cristiana.

        El primero al que se le concede ese nombre/título de Dux Catalensis, es al conde de Barcelona, Ramón Berenguer III.

        Este nombre o, más bien título, venía de muy atrás. Concretamente nació tras la victoriosa batalla de los romanos en los Campos Cataláunicos, (también llamada batalla de Châlons o batalla de Locus Mauriacus) librada en el año 451 por una coalición imperial cristiana, encabezada por el general Flavio Aecio y el rey visigodo Teodorico I, con Visigodos, Francos, Alanos, Burgundios y Sármatas; contra Atila y la alianza de los Hunos con los Ostrogodos, Gépidos, Hérulos, Turingios, Lombardos, Esciros y Vándalos, durante el reinado del emperador Valentiniano III.

        Estas planicies Cataláunicas se encuentran al noreste francés, quizá cerca de la actual Châlons-en-Champagne.

        La Batalla de los Campos Cataláunicos

        Fue la última operación a gran escala del Imperio romano de Occidente y por la que sería encumbrada la carrera del general Aecio.

        Por tanto, el adjetivo se da a los que vencieron en los Campos Cataláunicos. Es decir, es como si llamásemos “Normandinos” a todos los que participaron en el desembarco de Normandía. Ojo, no confundir con los Normandos que dieron nombre a aquel lugar.

        Por otro lado, tras la batalla, un grupo importante, probablemente de Alanos y Visigodos, procedentes de aquellas planicies cataláunicas que habían combatido con las tropas romanas, se desplazaron al sur, asentándose entre Perpiñán y Barcelona, en el extremo noroeste español. Tal vez quedaría ese asentamiento con el nombre del lugar de los cataláunicos…

        Bien, estos son los datos que se conocen sobre el origen del nombre “catalán”.

        Por tanto, el calificativo de Dux Catalensis que se le otorga a Ramón Berenguer III, no es tanto como que fuera el jefe de los catalanes, puesto que no hay prueba alguna histórica de tales pobladores ni que tal lugar, Cataluña, existiera, sino más bien, es un calificativo heredado de los héroes de aquella batalla crucial y dado por extensión a otros héroes victoriosos. En este caso por la toma de Mallorca.

        Documentalmente tampoco aparece esta denominación de Cataluña o catalanes en ningún documento histórico de la alta Edad Media.

        Una de las formas que más nos pueden iluminar en este sentido, es la de remontarnos a expedientes testamentarios de la época:

        Empezaremos por el de Ramón Berenguer III, el Grande, por ser el denominado Dux Catalensis. En su testamento tan solo se nombran condados, exactamente igual que en los legados de sus antepasados.

        Su hijo, Ramón Berenguer IV, el Santo, muerto en 1162, dejó tan solo una declaración oral de sus últimas voluntades a quienes le atendieron en su lecho de muerte, cerca de Turín.

        Estos testigos fueron: el dapifer (mayordomo de palacio) Raimundo, el caballero Alberto de Castelvell, y su capellán el maestro Guillermo, quedando estas posteriormente por escrito en Huesca, la capital real, ante los prelados de Tarragona, Barcelona, Vich, Tortosa, Zaragoza, Gerona, Elna (en el Rosellón), Tarazona y Lérida.

        En este testamento se recogen los condados más insignificantes que desde hacía tiempo estaban integrados ya en el de Barcelona, pero el nombre de Cataluña no aparece en ningún lado.

        Ocurre igual con el testamento de Petronila I de Aragón (1152), su esposa, en el que deja mil morabetinos para las iglesias de Aragón y otros mil para las iglesias de los condados de Barcelona, Gerona, Besalú y Vich.

        Cataluña todavía sigue sin aparecer.

        Sin embargo en el testamento de su hijo el rey Alfonso II de Aragón, (fue el primer rey de la Corona de Aragón), ya hay una fórmula nueva; instituye heredero a su hijo Pedro II "en mi reino de Aragón..., ...en todo el condado de Barcelona..., ... en el condado de Rosellón..., ... y en el condado de Cerdaña y Conflent..., y en el condado de Pallás..., ... y en toda Cataluña…

        Ahora bien, como cada nombre excluye a los demás y el condado de Urgel era independiente, resulta evidente que en 1194, el corónimo Cataluña sólo podía referirse a todo o parte del marquesado de Tortosa y del marquesado de Lérida.

        Hay que tener en cuenta que el matrimonio, el de Ramón Berenguer IV de Barcelona (37 años) y Petronila de Aragón (14 años), heredera del trono de Aragón, constituye una unión dinástica entre el linaje condal de Barcelona y la casa real de Aragón. Donde dicho condado estará subordinado a ésta Casa de Aragón.

        Una vez celebrada la boda real (1137), el rey Ramiro II, tras delegar su poder real en su hija Petronila, se retiró a la vida monacal de la que procedía. Recordemos que era Ramiro II el Monje.

        Pues bien, parece ser que esas tierras denominadas Cataluña (marquesado de Tortosa y Lérida) recibieron el título de Principado por Ramón Berenguer IV, como Prínceps de Aragón (Conservó Doña Petronila el título de reina de Aragón, concediendo sólo el de Príncipe a su esposo D. Ramón de Berenguer“.) que en esa época equivalía a “Primus inter pares”. (Primero entre iguales;

        Recordemos la curiosa fórmula de juramento de los Reyes de Aragón: “Nos, que cada uno de nosotros somos igual que Vos y todos juntos más que Vos, te hacemos Rey si cumples nuestros fueros y los haces cumplir, si no, no”). Pues bien, Ramón Berenguer IV, como Príncipe de Aragón, y Armengol VI de Castilla, como Conde de Urgel, conquistaron Tortosa en 1148 y Lérida en 1149.

        De manera que aquellas poblaciones fueron nominadas como marquesado cada una de ellas y, en su conjunto y a modo personal, por parte de Ramón Berenguer IV, con la dignidad de Principado. Principado de Cataluña. (Recordemos que solo eran Tortosa y Lérida).

        Y ¿Por qué le dio el nombre de Principado de Cataluña y no se limitó a los nuevos marquesados?

        Pues, entiendo que aquella zona arrasada por los sarracenos, debía conocerse como el lugar donde habitaron los descendientes de los alanos y godos vencedores de Atila en los Campos Cataláunicos, establecidos allí desde el siglo V. A estos se les debió llamar los cataláunicos, es decir, los que procedían de allí. Por tanto, creo que se denominó Catalaunia al lugar donde vivían.

        Esa palabra derivó en Catalunia o Catalunya, si cambiamos la i latina por la y griega, denominando así a aquella pequeña parte del Reino de Aragón recién reconquistada.

        Hay que tener presente que esas poblaciones ya pertenecían al inamovible Reino de Aragón que prevalecía sobre el Condado de Barcelona y sobre todos los demás. Con el tiempo el nombre de ese principado se extendería a gran parte del noreste español.

        No quiero avanzar más en esta línea sin puntualizar un detalle.

        Como hemos visto, Borrell II, rompió el juramento de vasallaje al Imperio Carolingio en el siglo IX, de manera que desde ese momento, los antiguos condados de la Marca Hispánica y otros dentro del territorio franco (al otro lado de los Pirineos) retornaban a Hispania.

        Sin embargo, aunque era así de facto, tuvieron que pasar más de dos siglos hasta que este hecho se hizo oficial.

        Fue por medio de la firma del tratado llamado de Corbeil, refrendado entre el rey San Luis IX de Francia y el rey Jaime I de Aragón, El Conquistador, en 1258.

        Y, ¿En qué lengua se entendían?

        Para saberlo debemos recordar cuál era la composición de lugar de la zona de la que estamos hablando.

        Veíamos que aquellos condados habían sido reconquistados a los musulmanes por tropas carolingias e hispanas, refugiados estos bajo el amparo de los francos.

        El lenguaje que hablaban era una variante del occitano, procedente de la zona de Limoges, llamado el lemosín. Deriva del romance, forma de latín vulgar, presente en toda la Romania.

        La evolución de ese latín vulgar mezclado con las lenguas iberorromances y las lenguas galorromances, desde la caída del Imperio Romano en el 476 d C, había dado lugar a una serie de lenguas romances emparentadas entre sí, similares y comprensibles entre ellas.

        De igual manera debió ocurrir en la península entre las diferentes familias de celtiberos, como los arévacos, titos, bellos, lusones, pelendones, vacceos, carpetanos, olcades, lobetanos, etc. Que, aunque dialectos diferentes, se entendían perfectamente entre ellos.

        Tras la dominación musulmana y posterior Reconquista, el noreste español quedó bajo dos influencias lingüísticas; el norte por la carolingia y el sur por la mozárabe (lengua románica hispana). De ahí surgieron una serie de dialectos diferenciados entre sí y con un mismo origen.

        Estas lenguas se extendieron por todo el Levante español creando diferentes jergas tales como el Alicantí, el Aptitxat (subdialecto del valenciano), el Aranés, el Barceloní, el Castellonenç, el Eivissenç, el Lleidatà, el del Maestrat, el Mallorquí (de Tarbena i la Vall Gallinera (Valencia)), el Mallorquí (Mallorca), el de Matarranya, el Menorquí, el Meridional o somontanés, el Murciá (desaparecido), el de Pallarès, el de Ribagorçà, el de Salat de la Costa Brava, el Tarragoní, el Tortossí, el Valencià, el Xipella, (del Alto Urgel, Segarra y Cuenca de Barberá), etc.

        A las que hay que añadir el chapurriau o Lapao (Fabla aragonesa con dialectos como el de fragatino, maellano o tamaritano.) de la franja oriental de Aragón.

        Pero no solamente en España pues, los dialectos del occitano también se desarrollaron en el centro y sur francés como el limosín, el gascón, el provenzal, etc.

        Esto en cuanto a los condados de la Marca Hispánica pues, en el resto de la península, el latín evolucionó a un romance más autóctono que derivaría en el castellano o español.

        Una lengua mucho más rica que los diferentes dialectos antes nombrados, puesto que fue la lengua que se adoptó voluntariamente como habla común en todo el territorio, una lengua que absorbió, como habla superior, a todos los demás dialectos.

        Esta expansión de las lenguas no ocurría a nivel popular, sino desde las sedes del saber y de difusión, es decir, desde la Iglesia.

        Ya fuera oralmente a través de los púlpitos o, con documentación escrita, emanada de los numerosos monasterios que salpicaban las tierras reconquistadas.

        Cada demarcación dependía de la sede episcopal que era desde donde procedían los dictados e incluso las homilías.

        Es interesante saber que algunos de los documentos más antiguos referidos a la lengua catalana provengan, precisamente, de la Iglesia y, curiosamente de la zona de Lérida y Tortosa (Tarragona).

        Se conocen, al menos, dos manuscritos referidos a sendas homilías, la llamada Homilías de Orgaña (Lérida) y las de Tortosa (Tarragona), fechadas entre finales del XII o principios del XIII.

        Ambas serían manifestación de la actividad pastoral de corte popular llevada a cabo por los canónigos agustinianos. Los rasgos lingüísticos apoyarían la idea de un original provenzal difundido desde la casa madre de San Rufo en Aviñón, con la correspondiente traducción de los monjes allí ubicados.

        Por tanto el homiliario de Orgaña como el de Tortosa serían manifestaciones de la actividad pastoral de corte popular, llevada a cabo por los canónigos agustinianos. (Téngase en cuenta que la fecha de fundación de la Orden Agustina fue el 1 de marzo de 1244).

        Como colofón a este pequeño estudio, podemos sacar las siguientes conclusiones:

        Dentro de lo que hoy es Cataluña, existía una multiplicidad de dialectos, no existiendo uno común que se llamase catalán.

        Es probable que el nombre de catalán se diese al de la zona de asentamiento de los emigrantes alanos y godos (Cataláunicos), y por extensión a todo ese primer territorio llamado Cataluña Vieja, donde se hablaba el occitano.

        El actual catalán que se trata de imponer, era el antiguo Barceloní, no es el mismo dialecto que el Valenciano ni el Mallorquín ni el Aragonés. Ni siquiera el Tortosino, Leridano o el de Xipella.

        Lo que aquí se puede ver y deducir es que, dentro del maremágnum de dialectos evolucionados del latín, con dejes propios íberos, surgieron decenas de dialectos, cada uno sostenido por las pronunciaciones propias de los diferentes lugares, ya fuera de la montaña o del litoral, no existiendo una lengua genérica con el nombre de catalán ni, históricamente, una región con el corónimo de Cataluña, si exceptuamos aquellos asentamientos de alanos y godos, (cataláunicos), tras la guerra contra Atila, en el siglo V del que ya hemos hablado.

        España en 1235

        La Seña del Rey o también llamada la Señera, era la bandera que representaba al reino de Aragón. Hay que tener presente que no es como ocurre hoy día donde la heráldica representa simplemente apellidos; los escudos hacían referencia a un título o un linaje, ni siquiera a un territorio. Eran las señas familiares de identidad.

        Existe la controversia de asignar esta seña real, en origen, a catalanes o aragoneses. Vamos a tratar de averiguar la historia de este estandarte.

        En primer lugar debemos ir a la raíz, esto es, a los colores o esmaltes de dicha bandera, que como sabemos es el rojo y oro o amarillo. ¿De dónde proviene esa composición?

        Parece ser que procede de la temprana vinculación del Reino de Aragón con la Santa Sede y se originaría tras el viaje que Sancho Ramírez (Sancho I de Aragón y V de Pamplona) (1064-1094) hizo a Roma el 14 de febrero de 1068 para afianzar el joven Reino de Aragón, ofreciéndose en vasallaje al Papa, San Alejandro II.

        Unos pocos años después, en 1071, y como resultado de estas relaciones con el Papado, se introduciría paulatinamente el rito romano en diversos monasterios aragoneses bajo su soberanía, en sustitución del rito hispano o mozárabe.

        España sobre el 1050

        La bandera en aquella época en el Vaticano era roja y amarilla, pues eran los colores tradicionales del Senado y Pueblo Romano.

        Estandarte Romano y Bandera Vaticana

        Esos esmaltes los tomó el rey de Aragón para su Señal Real, quedando posteriormente como la Bandera del Rey de Aragón. “El senyal real del Rei d'Aragón”.

        El senyal real del Rei dAragón

        Históricamente, la primera vez que aparece la Señera junto con el Conde de Barcelona, Ramón Berenguer III, es tras el enlace de éste con Petronila I, reina de Aragón. Sin embargo, como hemos visto anteriormente, prevalecía la Casa de Aragón sobre el Condado de Barcelona, por tanto, con el matrimonio, es el conde de Barcelona quien se incorpora a la Casa de Aragón, adoptando las insignias de Reino de Aragón, puesto que el conde de Barcelona «pasaba a ser un miembro más de la Casa de Aragón y de su linaje, a todos los efectos».

        Por tanto, tampoco podemos consideran la bandera catalana como tal. De manera que la historia está siendo manipulada con oscuros fines que no pueden ser otros que la destrucción general de la Unidad Nacional, es decir, de España.

      • "Mas de aquel día y hora, nadie sabe nada, ni los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino sólo el Padre." Mateo, 24 –36 "6.

        Ustedes oirán hablar de guerras y de rumores de guerra. Pero no se alarmen; todo eso tiene que pasar, pero no será todavía el fin. Unas naciones lucharán contra otras y se levantará un reino contra otro reino; habrá hambre y terremotos en diversos lugares. Esos serán los primeros dolores del parto."

        Mateo, 24, 6-8

        PROFECÍAS

        Desde que el hombre tuvo conciencia de sí mismo, siempre trató de descorrer los velos que ocultaban el futuro, inmediato o no.Miraban a los cielos para olfatear la lluvia, los montes para buscar querencias de animales. Espiaban a los enemigos para prevenir sus ataques. La luna, las estrellas… para adivinar sus mensajes.

        ¿Qué es una profecía?

        Según la Real Academia de la Lengua, Profecía es aquel Don sobrenatural que consiste en conocer por inspiración divina las cosas distantes o futuras.Generalmente una profecía se puede comprobar únicamente cuando sucede. Ni siquiera cuando está sucediendo…La historia está cuajada de estos oráculos y la mayoría de los “comprobados” se encuentran en la Sagrada Biblia. Sin embargo, hoy en día hay multitud de ellos, unos bíblicos y otros no, que aún no se han podido verificar. Son como “avisos” de un inquietante futuro.En eso coinciden casi todos.Una de estas profecías llamó mi atención desde hace tiempo, fue la referente a un héroe futuro llamado el “Caudillo del Tajo”.Reconozco que la primera vez que supe de este personaje fue en una pintada, en un puente de la N-4, cerca de Ciudad Real.En aquella época no había Internet e investigar o saber algo sobre este hombre era una tarea dificilísima…No obstante, algunos eruditos decían saber algo o creían saber sobre el tema, otros decían haber oído hablar de ello pero no sabían nada y otros, los más numerosos, chascarrilleaban ante su grosera ignorancia.Tuvieron que pasar muchos años hasta que volví a oír hablar de este héroe. No sé cómo ni porqué la profecía volvió a aparecer en mi vida y ahora si pude investigar un poco. 

        Veamos quién es y qué nos cuenta:

        Se trata de la profecía de un sacerdote y ermitaño francés llamado Bug, de la aldea de Milhas del Cominges.Esta población está ubicada en el distrito de Saint-Gaudens y cantón de Aspet.Geográficamente se encuentra en la gran cadena pirenaica del sur de Francia, en la parte alta de los valles del Garona y sus afluentes.Es una región comprendida entre el Bigorra por el Oeste, el Couserans por el Este, el Astarac y Toulouse por el Norte y el valle de Arán y Pallars al Sur.Y, ¿Quién era ese Bug?Pues parece ser que se trataba como decía de un sacerdote eremita y penitente que vivía en las montañas pirenaicas y que murió en 1846, a edad muy avanzada, dicen.Se dice que era un visionario muy famoso del que se recogieron algunas de estas clarividencias por escrito. Poco más se sabe de él. 
         

        Lo más interesante para mí fueron los vaticinios que dejó sobre España, de manera que sin más preámbulos pasemos a transcribirlas. Dicen así:

        “¡Dios Eterno!, tus juicios son grandes e incomprensibles...“Iberia, Iberia, veo crecer tu poder, nada podrá detener la elevación de tu destino. 700 años de guerras formaron de ti el imperio más grande que se ha conocido. Combatida por la tempestad de los partidos y la ambición de los extranjeros, lucharás, te costará sangre, tesoros, edificios…Pero llegará el día de la paz, recuperarás tu poder y tus anteriores pérdidas, tu esplendor se extenderá hasta las regiones más remotas.Entonces desaparecerán los diferentes dialectos de tus provincias, usos, trajes y costumbres, todo cambiará; pero serán uniformes y generales en toda la extensión de tu territorio; una sola lengua se hablará en todo él.Una guerra europea anunciada por muchos profetas, acompañada de peste y otras plagas, llevará sus estragos y terror por todas partes. Un formidable gigante saldrá de las regiones del hielo y seguido por un ejército innumerable marchará a la conquista universal. Durante esta guerra, que durará cuatro lustros, se levantarán multitud de sectas, entregadas al gigante moscovita, que arruinarán las naciones.Los católicos se refugiarán en Iberia, aumentando su poder.Entonces el Tajo producirá un guerrero valiente como el Cid y religioso como Fernando III el Santo, quien con el estandarte de la fe reunirá un gran ejército y saldrá al encuentro del formidable gigante que vaya a conquistar la península;los Pirineos serán testigos de la mayor batalla que han visto los siglos; durará tres días. Los enemigos huirán aterrados.El héroe del Tajo mandará suspender la carnicería, para que tengan tiempo de arrepentirse.El ejército victorioso, protegido por Dios, llegará hasta el Neva.En todas partes triunfará la fe católica y hará la felicidad del género humano.¡Dichosos los que conozcan esta edad de oro!”Antes de continuar, quiero hacer un inciso y tratar de fechar la época de la que estamos hablando, para ello he querido buscar otras profecías que nos hablen, más o menos, de lo mismo.

        Aquí podemos ver el primer ejemplo:

         

        San Vicente Ferrer (1350-1419), célebre visionario que habló también sobre lo que parece el mismo período, lo predijo en Barcelona el 13 de septiembre de 1401, bajo el lema "Timete Deum (Temer a Dios):

        "Vendrá un tiempo que ninguno lo habrá visto semejante hasta entonces... llorará la Iglesia, las viudas se lamentarán, hiriendo sus pechos, y no encontrarán consuelo.Ahora está lejos, pero vendrá sin falta y muy cercano de aquel tiempo en que dos empezarán a llamarse reyes, pero sus días no se alargarán mucho.Llorad viejos y ancianos; suplicad y llorad, si algunos sois testigos de aquel "estruendo, tan grande que ni fue, ni será, ni se espera ver otro mayor, sino el que se experimentará en el Día del Juicio".Pero la tristeza se convertirá en gozo.El Rey de reyes y el Señor de los señores todo lo purificara y regenerara.La Francia con su orgullo será del todo abatida: En la casa santa, en las vuestras y en las de toda España prevendréis y dispondréis la justicia; los días no distaran; están ya a las puertas.Veréis una señal y no la conoceréis pero advertid que en aquel tiempo las mujeres vestirán como los hombres y se portarán según sus gustos y licenciosamente y los hombres vestirán vilmente como las mujeres"."En los días de paz que han de venir luego de la desolación de revoluciones y guerras, antes del fin del mundo, los Cristianos se volverán muy tibios en su religión y rehusarán recibir el Sacramento de la Confirmación, diciendo «es un Sacramento innecesario»"

        Teresa Musco nos habla de lo mismo:

         

        En efecto, la estigmatizada Teresa Musco, (1943-1976) nos refiere el mensaje recibido de la Virgen el 20 de mayo de 1951:

        “Teresa, hija de Mi Corazón, aquí estoy para confiarte una cosa que deberás tener sólo para ti hasta que Yo quiera. Verás muchos cambios en la iglesia. Serán pocos los cristianos que oren, muchas almas se van al infierno.Pudor, vergüenza ya no habrá para las mujeres: Satanás se viste de ellas para hacer caer a muchos Sacerdotes. Crisis comunes habrá en el mundo. Los Sacerdotes, Obispos, Cardenales están desorientados, tratan de aferrarse a la política para ayudarse, pero una vez más se equivocan. El gobierno caerá, el Papa pasa horas de agonía, al final Yo estaré para conducirlo al Paraíso.Una gran guerra sucederá. Habrá muchos muertos y heridos. Satanás grita su victoria y ése es el momento en que todos verán a Mi Hijo aparecerse sobre las nubes y entonces juzgará a cuantos han pisoteado Su Sangre inocente y divina, y entonces Mi Corazón triunfará.Ten para ti lo que te he dicho, hablarás cuando Yo te lo diga.” 

        Otro caso similar:

         

        El venerable P. Bernardo María Clausi, religioso de la orden de los Hermanos Franciscanos mínimos, (1789- 1849), continúa describiéndonos pormenores de esa guerra:

        ". . . Este azote se hará sentir en todo el mundo y será tan terrible que cada uno de los que sobrevivieren se imaginará que será el único que ha quedado libre.Todos se arrepentirán y serán buenos. Este castigo será muy corto, instantáneo, pero terrible.Hasta el principio de las tinieblas, la persecución de los justos por los malos y los impíos será tan grande que habrán de padecer un verdadero martirio.Las cosas vendrán a tal extremo que parecerá imposible humanamente hacer nada y que todo está perdido.Entonces nuestro señor hará un cambio tan notable en un momento, como de la mañana a la noche, que el pondrá todas las cosas en orden. El triunfo de la iglesia vendrá precedido de un gran castigo.Será un nuevo castigo y principalmente contra los impíos, que serán juzgados y castigados. Serán muchos más los que sucumbirán a el que los que se verán libres.Y enseguida vendrá el gran triunfo de la santa iglesia y el reinado del amor fraternal; dichoso aquel que viva en tan venturosos días". 

        También el Padre Pío:

         

        El Padre Pío de Pietrelcina (1887-1968), nos amplia esa información:

        "Precedido de tormentas, vientos desencadenados y terribles terremotos, que abrirán la tierra y la harán temblar, yo vendré una noche, durante los fríos meses de invierno, a este mundo cargado de pecados: rayos y centellas, salidos de incandescentes nubes, encenderán y reducirán a cenizas todo lo que está contaminado por el pecado.La destrucción será total. El aire envenenado de gases sulfurosos y levantando asfixiantes humaredas, será llevado a grandes distancias por las ráfagas del viento.Las obras levantadas por el hombre con espíritu loco y atrevido de adoración a sí mismo, queriendo demostrar su ilimitado poder, serán aniquiladas.Entonces la raza humana comprenderá que hay una voluntad muy superior a la suya, que destruirá sus vacíos alardes de vanagloria.Rápidamente, cerrar vuestras puertas y ventanas, tapar toda vista del mundo exterior durante el más terrible de los acontecimientos; no profanéis vuestra vista con miradas curiosas porque Santa, Santa es la ira de Dios.La tierra será purificada para vosotros, los restos del fiel rebaño"."Encomendaos a la protección de mi santísima madre; no os desaniméis a pesar de lo que viereis y oyereis; es una ficción del infierno que no os podrá hacer ningún daño.
        Cobijaos en constantes oraciones bajo la protección de mi cruz e invocar a los ángeles de vuestras almas. Luchad con confianza en mí eterno amor y no dejéis que se levanten en vosotros dudas acerca de vuestra salvación.Cuanto más firme y perseverantemente permanezcáis en mi amor, tanto más seguramente os defenderé contra todo daño. Luchad por las almas amadas de mi corazón"."Perseverad por una noche y un día y por una noche y un día, y a la siguiente noche se calmarán los terrores. . .Al amanecer del próximo día el sol brillará otra vez y su calor y su luz disiparán los horrores de la oscuridad. Aceptad la nueva vida con humilde gratitud. Vividla con sencillez y gratitud en paz y amor, según mi intención. Orad y sacrificaos para que vuestro sacrificio produzca abundantes frutos de bendición y para que florezca una raza nueva que alegre vuestros corazones. . . "Aquí, en este caso particular, encontramos referencias a tres misteriosos días de tinieblas, unas jornadas terribles de las que nos hablan otros videntes, aunque, parece ser que fue Santa Hildegarda Bingen la primera en mencionarnos esos “tres días de oscuridad”. 

        Los tres días de oscuridad

         

        Santa Hildegarda murió en 1179 y reportó haber visto un momento del futuro en el que un “gran viento proveniente del norte” cubriría la Tierra con “la polvareda más pesada y la niebla más densa, por lo que todo quedará a oscuras; ello ocurriría antes de la llegada de un cometa”.

        Pero no fue solamente ella la que habló de estos fenómenos.María Julia Jahenny (1850-1941), fue una francesa estigmatizada que durante sus últimos años de vida se alimentó sólo con la eucaristía.El 27 de marzo de 1959, que fue viernes santo, tuvo la siguiente revelación:"… Rogad incansablemente. . . Roma será castigada. . . Rusia se impondrá sobre todas las naciones, de manera especial sobre Italia, y elevará la bandera roja sobre la cúpula de San Pedro; la basílica será rodeada de leones muy feroces".

        “Vendrán tres días de grandes tinieblas.

        Las velas de cera bendita iluminarán durante estas tinieblas horrorosas. Una vela durará los tres días, pero en las casas de los impíos no arderán.Durante esos tres días los demonios aparecerán en formas horribles y abominables y harán resonar el aire con espantosas blasfemias.Los rayos y centellas penetrarán en las casas, pero no apagarán la luz de las velas benditas los vientos, tormentas y terremotos.Tres cuartas partes de la humanidad serán aniquiladas. El castigo será mundial”.Es importante y muy curioso recordar aquí una de las plagas que Dios envió, para ver su semejanza: “El Señor dijo a Moisés:“Extiende tu mano hacia el cielo, para que Egipto se cubra de una oscuridad tan densa que se pueda palpar“.Moisés extendió su mano hacia el cielo, y una profunda oscuridad cubrió todo el territorio de Egipto durante tres días.Todo ese tiempo estuvieron sin verse unos a otros y sin que nadie pudiera moverse de su sitio.Pero en las viviendas de los israelitas había luz”. (Ex. 10, 21-23). 

        No solo tres días de oscuridad ,

         

        Dentro de esta recopilación, quiero presentar a la beata Anna María Taigi (Anna-María Gesualda Antonia Gianetti señora de Taigi, por tal apellido era conocida), (1769-1837) quien dijo;

        “Dios enviará dos castigos, uno se dará en la forma de guerras, revoluciones y otros males, castigo que se originará en la Tierra. El otro castigo vendrá del cielo.Se cernirá sobre toda la Tierra una oscuridad intensa que durará tres días con sus noches.No se podrá ver nada y el aire se cargará de pestilencia, la que se atribuirá a los enemigos de la religión, pero no solamente a ellos.Vuelvo a repetir que las profecías se evidencian cuando han ocurrido, antes son pura especulación o interpretación.Pero, desde luego, todas las que se escribieron en el Antiguo Testamento referidas a Jesucristo, se cumplieron al pie de la letra.Otras, descritas en los mismos Libros, parece que aún no han llegado pero, por la misma matemática, llegarán.Bien, volviendo a la profecía del caudillo del Tajo y en las posteriores que acabamos de leer, encontramos ciertos aspectos de curiosa coincidencia.En primer lugar la terrible batalla y los tres días de oscuridad que parece pertenecen a las postrimerías de esa guerra.No olvidemos que ocupará toda Europa y hasta las regiones más remotas…Es sobre esa batalla final sobre la que queremos averiguar algo, para ello beberemos en los libros donde verdaderamente se han cumplido otras profecías, es decir, en la Biblia.Sin embargo, hay algunas como las de Isaías, Daniel, etc. que son de todo punto incomprensibles, por ello, aunque borrosas también, iremos a las que parecen más entendibles.Empezaremos por las descritas en el Libro de las Revelaciones (Apocalipsis), donde encontramos exactamente las concernientes a un último y definitivo combate. Dice así:"Y vi que de la boca del Dragón, de la boca de la Bestia y de la boca del falso profeta, salían tres espíritus inmundos como ranas. Son espíritus de demonios, que realizan señales y van donde los reyes de todo el mundo para convocarlos a la gran batalla del Gran Día del Dios Todopoderoso.(Mira que vengo como ladrón. Dichoso el que esté en vela y conserve sus vestidos, para no andar desnudo y que se vean sus vergüenzas). Los convocaron en el lugar llamado en hebreo Har-Magedón." (Revelaciones 16: 13-16) 

        A priori, si comparamos las dos escenas, vemos que parece tratarse de dos lugares distintos, aparentemente. Por un lado estaría Har–Magedón, palabra que significa “montaña de Meguidó”, un lugar perfectamente localizado junto al valle de Jezreel, al norte de Israel, y por otro, en la profecía del Caudillo del Tajo, se trataría de la península Ibérica, sin ningún género de dudas.

        Pudiera ocurrir que Armagedón (Har-Magedón) fuera un simple simbolismo alegórico para describir un hecho más que un lugar, o no. Por otro lado, en la segunda profecía, y tratándose de un cura francés, parece claro que cuando habla de Iberia, como digo, se está refiriendo sin duda a España y Portugal, descartando la Iberia caucásica o asiática.Lo que más llama la atención de esta interesante profecía y otras decenas de ellas en la misma línea, es que aparece la obsoleta Rusia soviética como país invasor de Europa.Es muy curioso, decía, porque esa entidad como tal desapareció hace más de cinco lustros. ¿Se refiriere a la misma Rusia? ¿A esa que ahora parece defender los valores más tradicionales de Europa? ¿O nada es lo que parece? ¿O, sí?Quizás fuera el momento de aplicar el pensamiento que sobre esa inmensa nación hizo Winston Churchill quien la definió como “Un acertijo envuelto en un misterio dentro de un enigma”.Profecías como la de San Maximiliano Kolbe (1894-1941): “Un día la bandera de la Inmaculada Virgen María ondeará sobre el Kremlin, pero antes, la bandera roja flotará sobre el Vaticano”.Viene a cuento ahora recordar la petición que hace la Virgen en Fátima, en 1917, exactamente el 13 de julio de ese año, sobre la Consagración de Rusia a Su Sagrado Corazón.Sus palabras fueron: “Si atendieran mis peticiones, Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia.Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá que sufrir mucho, varias naciones serán aniquiladas. Por fin, Mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre Me consagrará a Rusia, que se convertirá, y será concedido al mundo algún tiempo de paz.”

        Pues bien, aunque todo está encadenado, dejemos esta historia apartada de momento y continuemos con aquellas que hablan de la gran batalla.

        Veamos ahora lo que sobre este asunto dijo Sor Elena Aiello, "la monja santa de Calabria":“Roma será castigada… Rusia se impondrá sobre todas las naciones, de manera especial sobre Italia, y elevará la bandera roja sobre la cúpula de San Pedro; la Basílica será rodeada de leones muy feroces… La hora terrible avanza sobre el mundo; muchas naciones serán castigadas, especialmente Italia por revoluciones sangrientas…Rusia ha preparado sus armas secretas contra América, contra Francia y contra Alemania. La guerra está próxima. El Rin Alemania-Suiza estará lleno de cadáveres y de sangre. El Papa deberá sufrir mucho. El león rugiente avanzara hacia la cátedra de Pedro para difundir sus errores. La hiel de Rusia emponzoñará a todas las naciones, especialmente a Italia…”O la beata Ana Catalina Emmerich (1774-1824): Al fondo en lontananza, vi un sangriento y terrible combate y vi especialmente una inmensa batalla del lado norte y por el poniente.Fue una gran visión muy impactante. Siento mucho haber olvidado el lugar del libro sobre el cual se debía poner el dedo. (AA.II.493)Conocí, por una visión, que hacia el fin del mundo, una batalla será librada contra el Anticristo, en la planicie de Mageddo. (EE.I.234)

        Dentro esta vorágine que se desarrollará, hay algunos matices que conviene aquí apuntar.

        San Francisco de Asís, el célebre santo estigmatizado fundador de la Orden Franciscana, tuvo una visión y escribió: “Los demonios tendrá un poder inusual; la pureza inmaculada de nuestra Orden y de otras, se oscurecerá en demasía, ya que habrá muy pocos cristianos que obedecerán al verdadero Sumo Pontífice y a la Iglesia Romana con corazones leales y caridad perfecta.En el momento de esta tribulación un hombre, elegido no canónicamente, se elevará al Pontificado, y con su astucia se esforzará por llevar a muchos al error y a la muerte.Aunque en este sentido también hay numerosas profecías, presentaremos algunas para complementar esta cuestión que detalla el franciscano, por ejemplo referiremos la visión que tuvo San Pio X, en 1909:“He visto a uno de mis sucesores de igual nombre, huyendo por entre los cadáveres de sus hermanos. Se refugiará de incógnito en alguna parte, y después de un breve respiro, morirá de muerte cruel.El respeto a Dios ha desaparecido de los corazones. Se intenta borrar incluso el recuerdo de Dios. Esta perversidad no es más que el principio de los males que deben llegar antes del fin del mundo”.Por cierto, el nombre secular de Pio X, era Giuseppe Melchiorre Sarto, es decir, José.

        Pero, hay más

         

        Elena Leonardi, hija espiritual del Padre Pio, nacida en Avezano (Aquila) el 4 de noviembre 1910, predijo: “El Vaticano será invadido por revolucionarios comunistas.

        Traicionarán al Papa. Italia sufrirá una gran revuelta y será purificada por una gran revolución. Rusia marchará sobre Roma y el Papa correrá un grave peligro”.Aquí no se habla de dos papas, se limita a decir que el pontífice correrá un grave peligro.

        Llegados aquí, podemos observar que hay dos puntos fijos en todas estas profecías, por un lado la convergencia de dos papas simultáneamente y la Rusia soviética.

        Una Rusia que aparentemente hoy ya no existiría como país comunista.Curiosamente en estos momentos se da una de estas circunstancias: hay dos papas vivos.Uno emérito, el papa Benedicto XVI, que vive en el convento de monjas Mater Ecclesiae, a escasos centenares de metros de la Santa Sede donde reside el obispo de Roma, el papa Francisco.Pero ¿Es posible que haya a la vez dos papas?Recientemente, dos distinguidos teólogos italianos hicieron un llamado a Benedicto XVI a reconsiderar y retirar su renuncia.Según uno de los teólogos, la razón es porque un Papa "no debe" renunciar y, de acuerdo con el otro teólogo, porque un Papa "no puede" renunciar.Incluso, el profesor en Teología, Enrico María Radaelli, ha afirmado que el hecho de seleccionar a un sucesor del papa Ratzinger es elegir a un anti-Papa, un impostor en la silla de San Pedro.La última renuncia de un Papa sucedió hace siglos, en 1294.Cuando el entonces eremita Pietro da Morrone fue elevado al rango de Papa con el nombre de Celestino V, al no ponerse de acuerdo los cardenales con ningún otro candidato. Sin embargo, Celestino V renunció después de tan solo seis meses en el cargo.
         

        El objetivo de su renuncia era porque quería regresar a su condición de ermitaño. Su sucesor, Bonifacio VIII, decidió encerrarlo en un castillo por el resto de su vida, temiendo que se volviera una figura aglutinadora de oposición.

        Ello originó un gran descontento contra su pontificado, debido a que los papas no pueden renunciar, y siendo uno de los argumentos esgrimidos por sus enemigos acusándole que él no era un legítimo heredero del trono de San Pedro.No vamos a desviarnos de nuestro verdadero propósito pero, al haber llegado a este punto, es justo que presentemos aquí la explicación que el propio Benedicto XVI dijo sobre su abdicación:“Nadie ha intentado chantajearme, no lo hubiera permitido. Si hubieran tratado de hacerlo yo no lo habría aceptado, porque uno no se va cuando está bajo presión.Tampoco es cierto que me decepcioné o algo así. De hecho, gracias a Dios, yo estaba con el estado de ánimo pacífico de quien se ha sobrepuesto a las dificultades.”Sin embargo, el hecho fue que abdicó y un Papa solo lo “deja” el Trono de san Pedro al morir. ¿Qué pudo ocurrir entonces?

        Luigi Negri, arzobispo emérito de Ferrara y amigo personal de Benedicto XVI, de 75 años, afirmó que:

        “Benedicto XVI ha sufrido presiones enormes. No es casualidad que en Estados Unidos, incluso sobre la base de lo que ha sido publicado por WikiLeaks, algunos grupos de católicos hayan pedido al presidente Trump abrir una comisión de investigación para indagar si la administración de Barack Obama ha ejercitado presiones sobre Benedicto”, explica. “Sigue siendo por ahora un misterio gravísimo -continúa- pero estoy seguro de que las responsabilidades van a salir”.

        En cualquier caso, ya tenemos otra pista más: Una gran guerra que se desarrollará en todo el planeta, la última batalla librada en el Pirineo, tres días de oscuridad que, parece, ocurrirán a la vez y la conjunción de dos papas.

        Apartémonos por un momento de este controvertido asunto y continuemos con las referidas profecías. 

        ¿Podríamos saber que naciones se enfrentarán en Har-Magedón?

        Para ello volvamos a las referencias bíblicas.Allí encontramos en Ezequiel, 38 1-6. Lo siguiente: La palabra de Yahveh me fue dirigida en estos términos: Hijo de hombre, vuelve tu rostro hacia Gog, en el país de Magog, príncipe supremo de Mesek y Túbal, y profetiza contra él.Dirás: Así dice el Señor Yahveh: Aquí estoy contra ti, Gog, príncipe supremo de Mesek y Túbal. Yo te haré dar media vuelta, te pondré garfios en las quijadas, y te haré salir con todo tu ejército, caballos y caballeros, todos bien equipados, inmensa asamblea, todos con escudos y paveses, y diestros en el manejo de la espada.Persia, Kus y Put están con ellos, todos con escudo y yelmo. Gómer, con todas sus huestes, Bet Togarmá, en el extremo norte, con todas sus huestes, pueblos numerosos, están contigo."Y continua el mismo profeta:"Por eso, profetiza, hijo de hombre. Dirás a Gog: Así dice el Señor Yahvé: ¿No es verdad que aquel día, cuando mi pueblo Israel viva en seguridad, te pondrás en movimiento? Vendrás de tu lugar, del extremo norte, tú y pueblos numerosos contigo, todos montados a caballo, enorme asamblea, ejército innumerable.Subirás contra mi pueblo Israel como un nublado que recubre la tierra. Será al fin de los días; yo te haré venir entonces contra mi tierra para que las naciones me conozcan, cuando yo manifieste mi santidad a sus ojos, a costa tuya, Gog.Así dice el Señor Yahveh: Tú eres aquel de quien yo hablé antaño, por medio de mis siervos los profetas de Israel, que profetizaron en aquel tiempo, durante años, que yo te haría venir contra ellos. Aquel día, cuando Gog avance contra el suelo de Israel - oráculo del Señor Yahveh - estallará mi furor. En mi cólera,"¿A quién se refiere cuando habla de Gog, Magog, o Mesek…?Pues según Génesis 10, Magog era uno de los nietos de Noé. Recordemos que sus hijos fueron tres: Jafet que crió a Gómer, Magog, Maday, Javán, Túbal, Mesek y Tirás. Sem que tuvo a Elam, Asur, Arfaxad, Lud y Aram. Y Cam engendró a Cus, Mizrayim, Fut y Canaán.Cada uno de los hijos, tras el Diluvio, generaría una de las tres razas predominantes en la Tierra. Jafet, los jafetitas (europeos) Cam, los camitas (africanos) y Sem, los semitas (asiáticos).Los descendientes de Magog, parece ser que se establecieron hacia el lejano norte de Israel, como podemos interpretar en las palabras del propio profeta que nos dice:Vendrás desde el lejano norte, desde el lugar donde habitas, junto con otros pueblos numerosos. Todos ellos vendrán montados a caballo, y serán una gran multitud, un ejército poderoso.

        Fácilmente pudiéramos interpretarlo como el norte de Europa o incluso Asia.

        Esa tierra donde éstos se asentaron, recibió el nombre de Magog, al parecer eran un pueblo de experimentados guerreros. Según nos continúa contando Ezequiel en 39:3-9.Gog, no es un territorio, es el nombre de un futuro líder en Magog, quién dirigirá un ejército para atacar a Israel. El propio Yahvé, por boca de Ezequiel en 38:2, predice la destrucción de este dirigente: "Hijo de hombre, pon tu rostro contra Gog en tierra de Magog…y profetiza contra él".Esta parte de la profecía de Ezequiel 38 es quizá la más importante para la preparación de la Gran Batalla. Dice así:“Hijo de hombre, vuelve tu mirada hacia Gog, del país de Magog, el gran jefe de Mesek y de Túbal; profetizarás contra él. Dirás: esto dice Yahvé: Vengo a buscarte, Gog, gran jefe de Mesek y de Túbal.Haré que te pongas en marcha con todo tu ejército, tus caballos y tus caballeros, todos vestidos magníficamente, tus numerosas tropas armadas con espadas, lanzas y escudos.Allí están los Persas (Irán, Irak, Turkmenistán, Afganistán, Uzbekistán, Turquía, Rusia, Chipre, Siria, Líbano, Israel, Palestina, Grecia y Egipto.), los Cuchitas (Somalia y gentes del Cuerno de África) y la gente de Put (Egipto y Libia) con sus armas y sus cascos.Como también Gomer (Rusia y Ucrania) con todas sus tropas y Bet-Togorma (Armenia y Turquía), que vino de los lejanos países nórdicos con todas sus tropas. ¡Cuántos pueblos contigo!".Aún podremos afinar más para descubrir a estos pueblos si leemos al historiador judeoromano del siglo I, Flavio Josefo, en sus Antigüedades judías. Nos dice que los originarios de Gómer «a los que los griegos llaman ahora gálatas, (galos) pero llamados antes gomeritas», son los territorios de Francia.Los de Magog: «los magogitas, pero que son llamados escitas (celtas) por los griegos», ocupan los de Ucrania y Rusia.Los de Túbal: «Tóbelos, que ahora son llamados iberos», sería el territorio de la Iberia caucásica o Iberia del Este o, de la península occidental hispana. Los de Fut: Libia. Los de Mesek: «mósquenos [...] ahora son los capadocios» Turquía, Austria y Polonia. Los de Tiras: «Son los Tirios; pero los griegos les cambiaron el nombre a tracios». En Centroeuropa. Los de Cus: «Etíopes. Los de Lud: «ludos, ahora llamados lidios», también hoy en territorio turco.Bien, con todos estos datos podemos hacernos idea de donde se podría desarrollar esta batalla.En cualquier caso, y según Bug de Milhas, el último combate se desarrollará en el Pirineo, aunque la cosa parece que comenzará en Oriente Medio.

        Existe una profecía islámica, explotada ahora por el daesh, de hace unos 1.300 años, donde se habla de una gran batalla en el norte de Siria, entre un ejército musulmán y una “horda de infieles” de 80 banderas diferentes.

        Este Armagedón musulmán (malahim) tendría lugar en la localidad Siria de Dabiq y, aunque el ejército islámico sufriría numerosas bajas, acabaría venciendo y su poder continuaría hasta el fin de los días.Según un ‘hadiz’ (hechos y dichos atribuidos al profeta) fue el propio Mahoma el que realizó la profecía.En fin, no quiero entrar en interpretaciones ni especulaciones sobre el particular.Según Bug, la guerra durará veinte años, pero no explica exactamente cuál será el chispazo que la originará.O, tal vez, esa chispa se encendió ya…Dejo al lector que ate cabos y, si puede, que saque sus conclusiones. 

        BIBLIOGRAFIA

         

        https://cudl.lib.cam.ac.uk/view/PR-S743-00001-C-00008-00001-00022/3

        http://wwwapostoladoeucaristico.blogspot.com.es/2009/10/profecias-de-san-vicente-ferrer.HTMLhttps://gloria.tv/article/Z9MPcWXzdhGU48hUoEspeLHj9/language/ypC7nuVcYwSj66r2P3eNDSo8Uhttps://www.bibliacatolica.com.br/es/la-biblia-de-jerusalen/apocalipsis/16/http://www.fatima.org/span/essentials/opposed/desinformacion.asphttp://es.catholic.net/op/articulos/35416/elena-aiello-beata.HTMLhttps://es.scribd.com/doc/43608232/De-Visiones-Fin-de-Los-Tiempos-Ana-Catalina-Emmerichhttps://radiocristiandad.wordpress.com/2010/04/06/profecia-de-san-francisco-de-asis/https://fahrenheit2012.wordpress.com/2012/03/09/la-profecia-de-los-papas-el-final-del-reinado-de-benedicto-xvi-y-la-destruccion-de-roma/http://forosdelavirgen.org/88479/las-profecias-confluyen-nuevas-revelaciones-sobre-un-papa-obligado-huir-de-roma-2015-01-24/http://www.bbc.com/mundo/noticias/2013/03/130315_los_dos_papas_nm 
      • Y Líbranos del Maligno

        Orígen

         

        Hoy día, una gran parte del mundo civilizado parece haber olvidado sus raíces.

        La razón por la cual somos lo que germinó hace más de cien siglos, ha desaparecido.

        En la actualidad se ha desarrollado una cultura vacía y abyecta, donde la hipocresía y la mentira, que siempre van de la mano, hijas de una traidora cobardía, lo empapan todo en un vendaval diabólico.

        La juventud de hoy se mueve más por instintos que por valores.

        Pero esto desgraciadamente no es nuevo, igual ocurrió en los preámbulos del derrumbe de la cultura sumeria, egipcia, griega o romana, tolteca, maya, india o nubia.

        De alguna manera esos pueblos ascendieron hasta niveles desconocidos de civilización y cayeron. Así durante cientos de miles de años.

        De manera que si una raza desconocida, habitante en un lejano lugar del cosmos, no hubiera sufrido esos vaivenes, hoy habrían alcanzado un nivel de evolución inimaginable.

        Solo hubo un ungüento capaz de transformar y hacer evolucionar una cultura, perfeccionándola, hasta los actuales niveles de evolución. Ese bálsamo fue y es el Cristianismo.

        Veamos cómo podemos razonar esto teniendo en cuenta nuestra limitada percepción de lo sobrenatural.

        Como si fuésemos niños y nos tratasen de explicar las teorías del bosón de Higgs, o ciegos y quisiéramos entender el color azul. Ambas cosas son reales pero difíciles de explicar.

        Nuestra ciencia, al día de hoy, es incapaz de encontrar los orígenes de todo en general y de nosotros, los humanos, en particular.

        La inspiración juega un papel importante, no cabe duda, pero la matemática aún no puede demostrar casi nada de lo que nuestra imaginación intuye.

        Para ello, para conocer los datos que aún permanecen velados por la falta de conocimientos, nos tenemos que remontar a los libros antiguos.

        Libros donde se describe la epopeya de una manera épica, lírica y a veces hasta dramática, sobre los umbrales del ser humano.

        En todos ellos se habla de un Ser Supremo, hacedor de todo. No hay ni un solo documento antiguo donde no se refiera a ello, con más o menos paráfrasis.

        Por tanto, si seguimos el paradigma físico que dice que de la nada no se puede crear nada o el de Lavoisier que dice que la materia ni se crea ni se destruye, solo se transforma, vemos que en el origen de todo debía haber “algo” eterno (sin principio ni fin) e inteligente, que estaba por sí mismo.

        Es decir, que no dependía de nada ni de nadie para ser. Ese “algo” es lo que todas las culturas, de todos los tiempos han venido en llamar Dios.

        La cultura occidental, emanada de la religión oriental judía, nos precisa más esta Creación en el génesis.

        https://www.bibliacatolica.com.br/es/la-biblia-de-jerusalen/genesis/1/Pues bien, para afinar más en nuestra exposición, nos centraremos en el punto que más nos interesa. 

        Rebelión

         

        Estas secuencias las refieren, con más o menos glosas, todas las culturas. Hablo de la llamada rebelión de Lucifer y sus secuaces contra el Poder de Dios.

        Sería nos haría muy largo referirlo todo aquí, por lo que vamos a dar un salto en el tiempo hasta cuando el Dios misericordioso decide enviar a su único Hijo para redimir al mundo.Quiera hacer aquí un brevísimo apunte para decir que fue el mundo entero, toda la Creación, la que se corrompió con la Caída.La historia ya la conocemos, aunque conviene saber cómo se ha ido desarrollando este combate, que continúa.Aunque esto es difícil de explicar y entender, el Poder del Universo entero; visible, invisible, imaginable e inimaginable, todo lo que es por sí, todo, digo, se concentró en una de las creaturas de esa formidable Obra. Y, por medio de una sencilla doncella virgen, se hace nacer entre una raza de homínidos, amados de Dios y modelados a imagen y semejanza suya. (Gen 1,27)Pero continuemos avanzando por la historia. 

        Un poco de Historia

         

        Ya sabemos cómo se desarrolló todo; su Nacimiento, vida pública, Pasión, muerte, Resurrección y Ascensión al Cielo.

        Después comenzó la propagación de aquella doctrina de Amor, cargada de mártires…Pero, quizás muy pocos sepan que quien facilitó la expansión del Cristianismo en el mundo conocido fue el Emperador romano de origen Serbio, Constantino I el Grande.Este hito histórico ocurrirá tras la aparición de un Signo en el cielo, el 28 de octubre del 312 vísperas de la batalla de Puente Milvio, contra el otro emperador romano Majencio, que le disputaba el imperio.La historia cuenta que en la madrugada de esa fecha apareció una señal en el cielo en forma de Crismón, con la leyenda en griego Εν Τούτῳ Νίκα, -“Con este Signo Vencerás”-   

        Expansión

         

        Será a partir de ese momento cuando, sin la represión romana, verdaderamente comenzará a expandirse el Cristianismo.

        Sin embargo, hay que tener en cuenta que, pese a ser una religión perseguida, el número de creyentes crecía de una manera exponencial.De manera que si en el año 150 había unos 40.000 (un 0,07 de la población del Imperio), 150 años después, en el 300, la cifra alcanzaba ya los 6.300.000 personas, (el 10,5% de toda la población).Pero no perdamos el hilo, decíamos que todas las culturas reconocen un tiempo en el que se origina todo, un tiempo o periodo al que llamamos Creación.

        Creación

        Para los cristianos, bebiendo en las fuentes más remotas de ese génesis bíblico, definen a ese “algo” del que antes hablábamos como el Logos (la Palabra o la Razón).

        Como un Ente Creador del Universo entero, una fuerza infinita en toda su potencia. Pues bien, esa infinita Voluntad se personifica únicamente en Cristo, su Hijo y el redentor enviado por el Logos para recuperar a sus hijos perdidos y restablecer la armonía perdida.Al ser infinito, desde el momento mismo de la Creación, todo lo penetra de una manera sutil.Por ello, en cada inteligencia prende la semilla de ese Logos que, como el propio Jesús relata en una de sus parábolas; en muchos es capaz de germinar, pero no en todos.

        "Una parte cayó junto al camino, y fue hollada, y las aves del cielo la comieron. Otra parte cayó sobre la piedra; y nacida, se secó, porque no tenía humedad.

        Otra parte cayó entre espinos, y los espinos que nacieron juntamente con ella, la ahogaron.Y otra parte cayó en buena tierra, y nació y llevó fruto a ciento por uno”. (Mateo 13:1-8, Marcos 4:1-9 y Lucas 8:4-8)De manera que la semilla germinó en los profetas del pueblo de Israel y en los filósofos griegos; y, por este origen común no hay contradicción entre el cristianismo y la verdadera filosofía.Por tanto, no se trata de una religión más, es algo muchísimo más grande.El mismo Platón explica que:

        "Hasta que los filósofos gobiernen como reyes o, aquellos que ahora son llamados reyes y los dirigentes o líderes, puedan filosofar debidamente, es decir, hasta tanto el poder político y el filosófico concuerden, mientras que las diferentes naturalezas busquen solo uno solo de estos poderes exclusivamente, las ciudades no tendrán paz, ni tampoco la raza humana en general". (La República, 473d)

        Pero volvamos al génesis; algo incomprensible ocurrió en lo que nos vimos abocados y, de alguna manera, involucrados.Una parte de la creación fue desterrada del Paraíso, consecuencia de la mentira de un traidor al mismo Dios.Entonces, muchos humanos, descarriados desde la perdición de Lucifer, se sintieron solos y aturdidos.Dios, como Padre infinito, deseoso de recuperar a sus hijos engañados por el mentiroso, envío una primera Ley provisional a Moisés, como preparación de la Ley Nueva, Universal, Liberadora y Definitiva que traería Jesucristo.Sin embargo, la batalla que comenzó en el génesis continúa ahora en la tierra, con más saña si cabe.Digo esto porque el tiempo a satanás se le acaba, según nos cuentan los mismos libros, y él lo sabe. (Apocalipsis 12:12)No podemos entender todo esto si no partimos de una premisa fundamental.Todo ser humano está compuesto de dos partes; una física y visible, necesitada de lo material para subsistir y otra espiritual e invisible, que emana del propio Logos, de elementos invisibles e intangibles, como el amor o el odio, que interaccionan entre sí.Pero también hay otros elementos externos que arrastran al ser humano a la más baja materia.La Iglesia los define como “los enemigos del hombre” y son: el mundo, el demonio y la carne.Acostumbrados desde pequeños a escucharlo y aprenderlo, hoy nos parecen palabras huecas, sin embargo, nada más lejos de la realidad.Podríamos visionarlos como los visionarlos como los círculos abajo representados y a los que nos encontramos esclavizados desde la más remota antigüedad. 

        El Mundo, El Demonio y La Carne

         

        De esos tres elementos que luchan contra el ser humano, el demonio o, satanás, es el ser activo, el catalizador, que por medio de la carne y el mundo con su poder, empujan al hombre al caos, apartándole de su verdadero Destino.

        El demonio entrelaza el mundo y la carne contra el individuo para hundirlo en el mundo material e intrascendente.

        Esa penetración diabólica consigue enaltecer nuestros instintos primarios y antinaturales hasta un fanatismo perverso, considerando lo aberrante como socialmente imprescindible para la convivencia.Dentro de un mundo que anima la belleza exterior enterrando la interior y fomentando lo material sobre lo espiritual; descartando, ridiculizando y vilipendiando a los que no caminan en su muchedumbre.La hipocresía campa a sus anchas, traicionando cobardemente a los mansos para quedar bien ante los poderosos, ante el temor a ser señalados con el dedo. Aunque aquello que defienden, arropados en la masa, sea perverso.Desde la más oscura pasividad se cometen abominables crímenes contra los niños por nacer, enfermos o discapacitados.Se autorizan y fomentan aberrantes relaciones entre seres del mismo género, en aras de la igualdad. Inclinaciones que ni los animales más primitivos comparten.Este detalle es sintomático para apreciar que el objetivo del ataque es únicamente el ser humano.         El desvelo de la mantis - El Juicio Final      

        Es muy importante hacer aquí un inciso.

                    

        Pequeño Inciso

         

        Jesús, Hijo de Dios, se dejó asesinar en la cruz para redimirnos a todos pero, no todos aceptaron esa Redención.

        Se sirvió de su Madre, como corredentora, como abogada entre Dios y los hombres, manifestándose a lo largo de la historia como señales luminosas en el difícil camino.Pese a ello, como decía, muchos no aceptan ni reconocen esa Redención y niegan todas las Mariofanías.Pareciera como si todo el esfuerzo divino, para muchos, no sirviera para nada.Pero todo tiene un final. Tanto el mensaje de “La Buena Nueva” (El Evangelio) como las advertencias de su Madre, Nuestra Madre, acabarán el día del fin de los tiempos. Allí finaliza su misión en esta Tierra, y lo que hayamos hecho quedará firme, sin poder cambiar ni una coma.Quedó bien representado en el cuadro del Juicio Final, de Miguel Ángel, donde parece que la Virgen “ya no quiere saber nada”, ni escuchará nuestros ruegos.        El desvelo de la mantis - Detalle de la Virgen   

        Pues bien, esos tres universos, el mundo, el demonio y la carne, vacían nuestra alma de valores y desnaturalizan la persona, sumiéndola en la más profunda oscuridad y, aun siendo claves para nuestra destrucción individual, no es suficiente para el perverso enemigo.

        Se trata también de destruir el lugar de donde irradia la luz que ilumina el escabroso sendero, es decir, La Iglesia.¿De qué manera? De la misma manera que un general emplearía para eliminar a su enemigo. Una vez desmoralizado, como ya hemos visto, atacaría su “fuerte” o sea el Divino Santuario.Si por cada mártir caído, florecían mil cristianos, se debía buscar una forma diferente, revolucionaria, para conseguir el objetivo sin engendrar más “soldados”.Para ello el mal se introdujo en la fortaleza, en la propia Iglesia, demoliendo desde dentro sus cimientos. 

        Nexo

         

        Uno de los medios era eliminar la lengua que la unificaba y en la que todos los países de idiomas dispares, podían entenderse: El Latín.

        Este acto, aparentemente irrelevante, era de vital importancia para los que luchaban abiertamente o a escondidas para destruir la unidad de la Iglesia.

        El hecho se llevó a cabo en el Concilio Vaticano II. Sí, ese concilio donde el propio Papa, el hoy Santo, Pablo VI, afirmó que

        "A través de alguna grieta ha entrado el humo de Satanás en el templo de Dios". 

        En ese mismo concilio se eliminó la oración a San Miguel Arcángel (Capitán de los Ángeles que expulsó a Lucifer del Paraíso), al final de las misas (San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla.

        Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio.Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tú, Oh Príncipe de la milicia celestial, arroja al infierno con el divino poder a satanás, y a todos los espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amen) 

        Suprimiendo, así mismo, el carácter exorcista del Bautismo en el procedimiento: Sal de éste niño espíritu inmundo, y da lugar al Espíritu Santo ConsoladorYo te conjuro, espíritu inmundo, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, a que salgas y que te apartes de este siervo de Dios. Reprímate Él, oh maldito condenado, Aquel que a pie enjuto caminaba sobre el mar y alargó la mano a Pedro cuando se hundía.

         

        Así, pues, oh maldito diablo, reconoce tu justa condenación, y honra a Dios vivo y verdadero; honra a su Hijo Jesucristo y al Espíritu Santo, y márchate de este siervo de Dios, a quien Jesucristo, nuestro Señor y Dios, ha llamado a Si por su gracia, con la bendición y recepción del santo Bautismo…

        Y tú, maldito diablo, no te atrevas nunca a profanar esta señal de la Cruz, que yo acabo de poner sobre su frente. Por el mismo Cristo, Señor nuestro. Amén. O, en la Confirmación, sustituyendo ¿Renunciáis a Satanás y a todas sus obras y seducciones? Por, ¿Estáis dispuestos a luchar contra el pecado, que se manifiesta entre otras cosas en: el egoísmo, la envidia, la venganza, la mentira. ¿Estáis dispuestos: a perdonar cuando os hagan una injuria, a amar incluso a los que no os quieren bien, a ayudar a los que os necesiten aunque no sean vuestros amigos?

        Parece un cuento de viejas pero no lo es. Sutil o descaradamente se “arreglan” las fórmulas que nos protegían, para “abrir” las puertas al maligno. 

        Ya lo dijo San Pedro en el capítulo 5:8

        "Sed sobrios y velad. Vuestro adversario, el Diablo, ronda como león rugiente, buscando a quién devorar."Si conocemos la obra de San Agustín de Hipona; Las dos Ciudades: la Ciudad de Dios y la ciudad del mundo, podremos comprenderlo un poco mejor.Hoy estas ciudades están mezcladas y es difícil saber quién es quien, por eso viene a cuento lo que el mismo Jesús dice del final de los tiempos:Y serán reunidas delante de Él todas las naciones; separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas a su derecha y los cabritos a su izquierda. Entonces el Rey dirá a los de su derecha: “Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.…

        Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Incluso, y como curiosidad, puedo decir que uno de los mayores exorcistas del mundo, el recientemente fallecido Padre Amorth, refirió que el nuevo ritual de exorcismo había sido cambiado y era ineficaz en la lucha contra el demonio: Querían darnos un arma sin filo. Se han eliminado las oraciones eficaces, oraciones que tenían doce siglos de existencia fueron substituidas por nuevas oraciones ineficaces. Como podemos ver, la ofensiva satánica está más viva que nunca.

         

        Tiempo atrás todo era diferente. Hasta el propio Evangelio nos aseguraba a todos una vida feliz tras este valle de lágrimas, sin embargo, el Papa Benedicto XVI puntualizó un detalle de vital importancia al modificar, según su exacta traducción que,la Divina Sangre de Jesús será derramada por vosotros y por todos los hombres para el perdón de los pecados";

        Ahora, tras la verdadera traducción, se debe decir "será derramada por vosotros y por muchos"; en vez de "por todos".Es decir, que pese a que Él está dispuesto a acoger a todos, no todos están dispuestos a ser acogidos.

        Y bien, ¿cuál es el final de todo esto? Pues lo que se define como el Final de los Tiempos. (Que no es lo mismo que el fin del mundo).

        Si como dije al principio al día de hoy es imposible ahondar en el pasado remoto, mucho más complicado es atisbar el futuro. Para saber algo sobre él, nos tenemos que dejar guiar por las enigmáticas profecías escritas sobre este particular.En general, una profecía se entiende cuando se ha cumplido, antes todo ofrece multitud de interpretaciones.Sin embargo, amén de lo que nos habla San Juan en su incomprensible Apocalipsis, hay otras predicciones, en diferentes culturas, que cuentan lo mismo.En todas ellas nos hablan de un desastre bélico acompañado de catástrofes naturales que terminan en un Juicio final y un milenio de paz.El que tenga curiosidad que investigue por ahí y podrá observar que se están cumpliendo gran parte de las profecías antiguas y no tan antiguas.Libres somos de ver los signos o de mirar para otro lado.La realidad de la que nadie se librará es de la muerte, a partir de ese momento, la suerte está echada.Si todo lo anterior es falso, desapareceremos en la nada y nada nos afectará pero, si como desde antiguo nos vienen diciendo; todo es verdad, aquellos que miraron hacia otro lado, aquellos que desavinieron las leyes naturales, los que estrangularon la semilla del Logos… esos tendrán un gran e irreversible problema.El fin de los tiempos para muchos ya ha llegado, al morir. Otros lo podrán o podremos ver… ¿Está lejano ese día? 

        El mismo Jesús nos dice sobre ello:

        "Por lo que se refiere a ese Día y cuando vendrá, no lo sabe nadie, ni los ángeles en el Cielo, ni el Hijo, sino solamente el Padre.(Mt 24,42);Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir. (Mt 25,13);Y concluyó: A ustedes no les toca saber cuándo o en qué fecha el Padre va a hacer las cosas que solamente Él tiene autoridad para hacer» (Hch. 1, 1-7). 

        Bibliografía:

        https://heliocolombe.wordpress.com/2011/04/04/los-3-mayores-enemigos-de-un-cristiano/

      Results 1 of 2